Warning: Declaration of YOOtheme\Theme\Wordpress\MenuWalker::walk($elements, $max_depth) should be compatible with Walker::walk($elements, $max_depth, ...$args) in /var/www/vhost/yogam.es/home/html/wp-content/themes/yootheme/vendor/yootheme/theme/platforms/wordpress/src/Wordpress/MenuWalker.php on line 8

INICIACIÓN A LA MEDITACIÓN


Warning: A non-numeric value encountered in /var/www/vhost/yogam.es/home/html/wp-includes/media.php on line 3107

La meditación es la respuesta de la relajación.

El trabajo es observar sin involucrarse, no te impliques en el discurso mental, y vuelve a observar tu respiración sea cual sea. Observar tus pensamientos y sentimientos, para dejarlos pasar (algunas veces la «fuerza» de esos pensamientos y sentimientos nos impide avanzar, si es así, ten calma). No discutas ni cuestiones lo que aparece.

El ABC, de la práctica: ESTABILIZAR

A) Estabiliza tu cuerpo.

B) Estabiliza tu respiración.

C) Estabiliza tu mente.

 

A) COMO ESTABILIZAR EL CUERPO:

  • Sentado con la espalda recta pero relajada, (silla, cojín, taburete).
  • Revisa que tus manos (con un mudra o palmas hacia arriba)  estén bien apoyadas, en los muslos.
  • Relaja los hombros, moviéndolos, deja que caigan hacia atrás para que tu pecho se abra.
  • Acomoda el ángulo de la cabeza, para que tu nuca esté relajada, alargada y abierta (la mirada no está en el suelo ni enfrente, un punto medio entre los dos).
  • Que tu barbilla quede ligeramente recogida.
  • Finalmente deja que se cierren tus ojos.

AHORA YA ESTAS LISTA/O PARA PRESTAR ATENCIÓN CONSCIENTE A TU CUERPO Y RELAJARLO.

Lleva tu atención a todo el cuerpo de los pies a la cabeza, haciéndote consciente de cada músculo y relajándolo tanto como puedas. Si tu atención se distrae, simplemente regresara al cuerpo, ya que lo recorriste de pies a cabeza, toma consciencia de él como un todo y revisa que tu postura se abierta y erguida. No dejes de relajar tu cuerpo.

 

B) CÓMO ESTABILIZAR LA RESPIRACIÓN:

Cuando hacemos el seguimiento de la respiración, utilizamos ésta como un objeto de atención. Seguimos las sensaciones físicas de la respiración conforme el aire entra y sale del cuerpo. Observa las sensaciones que produce la respiración, justo ahí, en el centro de tu experiencia. Deja que tu respiración se llene de tu atención y que tu atención se llene de tu respiración. Solo sigue trayendo la atención una y otra vez a tu respiración y permite que sus movimientos rítmicos y relajados transmitan un efecto calmante a tu  mente.

Esta práctica de meditación no es un ejercicio de respiración. Permitirnos que la respiración fluya de manera natural y sencillamente estamos conscientes de ella. No controlamos la  respiración.

C) ESTABILIZAR LA MENTE:

Una de las primeras cosas que descubrimos cuando tratamos de hacer una meditación, es que la mente se distrae mucho. Se cuelan en nuestra atención toda clase de pensamientos y sentimientos y de pronto, vemos que ya se nos olvidó que estábamos siguiendo la respiración. Es bueno aprender que, la mayor parte de lo que nos viene a la mente no es muy útil. Con frecuencia, resulta nocivo, incluso porque nos enojamos.

En principio, en el fondo de esta práctica es regresar continuamente la atención a la respiración, una y otra vez. Así poco a poco, la mente se va aquietando y nos sentimos contentos. Por lo general lo hacemos con los ojos cerrados, para reducir las distracciones.

RESTABLECER EL EQUILIBRIO

La meditación nos ayuda a restablecer el equilibrio entre la parte izquierda y derecha del cerebro. En la parte izquierda del cerebro reside el pensamiento, el habla y la escritura. Cuando estamos despiertos y en un estado mental de pensamiento intenso, el cerebro emite impulsos eléctricos más rápidos: las ondas «beta». En este estado somos capaces de razonar y pensar sobre el pasado y el futuro. En la parte derecha del cerebro reside la intuición, la imaginación y los sentimientos. Cuando sentimos algo y estamos en un estado receptivo, el cerebro emite impulsos nerviosos más lentos: las ondas «alfa». En este estado «alfa», estamos más pasivos y abiertos a los sentimientos. Solemos estar así cuando vivimos el presente, en lugar del pasado o el futuro. Es estado «alfa», acostumbra a surgir justo antes o después de dormir, pero no durante el sueño. Cuando dormimos, nuestro cerebro emite otras ondas, denominadas «delta». Cuando estamos despiertos, estamos en estado «beta» mientras que en «alfa» sólo pasamos cerca de una hora diaria. La meditación restablece el equilibrio entre ambas partes del cerebro, puesto que incrementa el tiempo que pasamos en estado «alfa».

Es importante, relajarse antes, durante y después de meditar, para mantenerse en estado mental alfa. Relajar el cuerpo, recorriendo mentalmente y desplace la atención de un sitio a otro, sintiendo si hay alguna tensión en esta zona. Cuando lo hay localizado, relájese y aflójela. Sienta el movimiento de la respiración.

 

⇒ si quieres escuchar lo leído, para prepararte para la mediación te adjunto archivo de sonido, para que lo tengas a mano.

meditación, meditar, relajación, respiración

Suscríbete a nuestra lista de correo y manténte informad@ de nuestros eventos

CENTRO YOGAM

  • Calle Maestro Serrano 7
    46133 Meliana

CONTACTO

  • 638 033 183
  • info@yogam.es

INFO

  • Aviso Legal
  • Política de Privacidad
  • Uso de Cookies