CLASES PERSONALIZADAS DE 60MIN

Después de dar a luz el cuerpo de la mujer que ha sufrido grandes cambios durante el embarazo, necesita tiempo y entrenamiento específico para que los órganos vuelvan a su sitio e ir recuperando la forma física. Tras el parto se debilita el suelo pélvico, las malas posturas adoptadas para alimentar al bebé y proporcionarle los cuidados que necesita hacen que nuestra columna se resienta, sobre todo a nivel dorsal y lumbar.

El poco descanso y los cambios hormonales que se producen también en ésta etapa, pueden afectar a nivel psciológico. La práctica de Pilates en éste periodo ayuda también a nivel psciológico además de aliviar dolores musculares, trabajar el suelo pélvico con ejercicios específicos, mejorar y prevenir la diástasis del recto abdominal, ayudando a que la zona abdominal vuelva a su sitio de manera segura.

Dedicar un espacio de tiempo a la mejora de nuestra forma física, a la respiración, al estiramiento y relaz durante ésta etapa, va a ayudarnos a estar más despejadas y a sentirnos más fuertes para cuidar de nuestro bebé.

¿Cuándo es recomendable empezar?

El momento para empezar el entrenamiento de Pilates si el parto fue vaginal pasadas 6 a 8 semanas, y en caso de parto por cesárea 10 semanas.

Conoce más sobre la profesional que impartirá éstas clases.

Para saber más, contacta con nosotros, estaremos encantados de atenderte.