El Tao Yin es la herramienta ancestral que los Taoístas utilizaban para desbloquear sus cuerpos y canalizar su esencia vital. Significa “canalizar energía” y su práctica se enseña a redireccionar correctamente su energía a través de diversos ejercicios.

En la actualidad, la diferencia entre el Tao Yin y otros ejercicios es que, en el primero, se ejercitan los tendones, la fibra más poderosa y fuerte de todo nuestro cuerpo pero tristemente olvidada y ya se sabe que “todo lo que no se utiliza se atrofia”, los tendones comienzan acortarse tirando a su vez del tejido conjuntivo que recubre nuestros órganos, tirando de la musculatura interna y como esta unida al huesa también tirara de los huesos.

Para personas que quieran tomar las riendas de su vida a través de un trabajo físico-energético y espiritual, transformar la energía basura en energía renovada, desintoxicar el organismo y liberar las articulaciones, alinear y fortalecer la espina dorsal , flexibilizar la musculatura interna y externa, mejora la capacidad pulmonar, mejora el sistema inmunitario, mejora el equilibrio y la concentración.